Cirugía de prostata Quito Cáncer de Prostata Tratamiento Dr Sebatian Hervas-min

Descripción general

_

La prostatectomía es una cirugía para extraer una parte o toda la próstata. La próstata se sitúa en la pelvis del varón, por debajo de la vejiga urinaria. Rodea la uretra, que lleva la orina desde la vejiga hasta el pene. El procedimiento se utiliza para tratar una serie de trastornos que afectan la próstata. En la mayoría de los casos, se utiliza como tratamiento para el cáncer de próstata.

La prostatectomía se puede realizar de distintas maneras, según la afección que se desee tratar. Entre las opciones disponibles, se puede mencionar la cirugía robótica mínimamente invasiva o la cirugía abierta tradicional. En la mayoría de los casos, los urólogos utilizan técnicas endoscópicas de avanzada para abordar los síntomas de agrandamiento de próstata sin la necesidad de realizar una cirugía abierta, laparoscópica o robótica. Solicite una valoración.

¿Por qué se realiza?

Con mayor frecuencia, la prostatectomía se realiza para tratar el cáncer de próstata localizado. Puede usarse sola o combinada con radiación, quimioterapia y terapia hormonal. La prostatectomía radical es una cirugía para extirpar toda la glándula prostática y los ganglios linfáticos circundantes para tratar a hombres que padecen cáncer de próstata localizado.

Cirugía láser próstata / Plasma de próstata

La cirugía de próstata con láser se usa para aliviar los síntomas urinarios moderados a graves provocados por el agrandamiento de la próstata, una afección conocida como hiperplasia prostática benigna.
Durante la cirugía de próstata con láser, el médico inserta un endoscopio por la punta del pene en el conducto que transporta la orina desde la vejiga (uretra). La próstata rodea la uretra y, si la próstata se agranda, restringe el flujo de orina desde la vejiga. Un láser que pasa a través del endoscopio suministra energía que reduce o que elimina el exceso de tejido de la próstata que impide el flujo de orina. Los láseres utilizan luz concentrada para generar calor preciso e intenso.

¿Por qué se realiza?

La cirugía de la próstata con láser ayuda a reducir los síntomas urinarios que provoca la hiperplasia prostática benigna, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Necesidad frecuente y urgente de orinar
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Orinar de manera más lenta (prolongada)
  • Orinar de manera más frecuente durante la noche
  • Detenerse y comenzar a orinar nuevamente
  • Sensación de no poder vaciar la vejiga por completo
  • Infecciones de las vías urinarias

La cirugía con láser puede ofrecer varias ventajas en comparación con otros métodos de tratamiento para la hiperplasia prostática benigna. Con medicamentos, pueden pasar de varias semanas a meses hasta que observes mejoras notorias. Las mejoras en los síntomas urinarios gracias a la cirugía con láser se pueden observar de inmediato.

¿Cuáles son los riesgos asociados a la cirugía láser?

Los riesgos de la cirugía láser pueden incluir los siguientes:

  • Duficultad temporal para orinar.Podrías tener problemas para orinar durante algunos días después del procedimiento. Hasta que puedas orinar por tu cuenta, necesitarás tener una sonda (catéter) que se inserta en el pene para extraer la orina de la vejiga.
  • Infección de las vías urinariasEste tipo de infección es una complicación posible después de cualquier procedimiento en la próstata. Cuanto más tiempo tengas colocado el catéter, mayores serán las probabilidades de que se produzca una infección. Es posible que necesites antibióticos para tratar la infección.
  • Estrechamiento (constricción) de la uretraLas cicatrices que quedan después de la cirugía de próstata pueden obstruir el flujo de orina y tal vez sea necesario hacer otro tratamiento.
  • Disfunción eréctilEl riesgo de sufrir una disfunción eréctil después de los tratamientos de la próstata es pequeño y generalmente es menor con la cirugía con láser que con la cirugía tradicional.
  • Necesidad de volver a realizar el tratamientoAlgunos hombres necesitan tratamiento de seguimiento después de una cirugía de vaporización con láser, debido a que no se extirpa todo el tejido o a que podría volver a crecer con el tiempo. Los hombres que se someten a una enucleación con láser generalmente no necesitan repetir el tratamiento ya que se extirpa la totalidad de la parte de la próstata que puede obstruir el flujo de orina.

Es menos probable que haya complicaciones graves a largo plazo con la cirugía de próstata con láser que con la cirugía tradicional.

¿En qué consiste el procedimiento?

Se introduce un endoscopio delgado con fibra óptica en la punta del pene, a través de la uretra. El láser que se inserta a través del endoscopio se usa para vaporizar o cortar el tejido prostático que obstruye el flujo de orina. Según el procedimiento elegido, el médico también podría utilizar instrumentos para extraer trozos de tejido prostático cortados desde la vejiga.